Please follow and like us:

De l’evangeli segons sant Lluc:

Era ja cap al migdia quan es va estendre per tota la terra una foscor que va durar fins a les tres de la tarda: el sol s’havia amagat. Llavors la cortina del santuari s’esquinçà pel mig. Jesús va cridar amb tota la força:
–Pare, confio el meu alè a les teves mans.
I havent dit això, va expirar.
Quan el centurió veié el que havia passat, donava glòria a Déu i deia:
–Realment, aquest home era innocent.
Tota la gent que era present en aquell espectacle, després de veure el que havia passat, se’n tornaven donant-se cops al pit. Tots els seus coneguts i les dones que l’havien seguit des de Galilea es mantenien a distància mirant-s’ho.

Estem arribant ja al final d’aquesta quaresma i de ben segur que mirem enrere per avaluar com estan anant aquests dies, quins propòsits hem complert, quins hem abandonat… segur que ningú ha estat un sant, però també hi ha hagut un gran esforç per millorar la pròpia vida i la dels altres, per reconduir aquelles petites accions que ens desvien de mirar el Senyor i de demanar perdó per les faltes que hem comès.

I arribem a aquest final, a vegades, amb una estranya sensació de nuesa: no ens veiem pas revestits de santedat ni de glòria; no hem construït cap Temple per al Senyor, i ens sentim cansats, amb ganes de Pasqua. Què puc oferir al Senyor al final de la Quaresma? Quins mèrits m’he merescut per a participar en la taula del banquet celestial?

Doncs cap. No tens mèrits ni ofrenes, no tens vestits ni temples… però podem dir, amb el salm 50:

Les víctimes no et satisfan;
si t’oferia un holocaust, no me’l voldries.
La víctima que ofereixo és un cor penedit;
un esperit que es penedeix,
tu, Déu meu, no el menysprees.

Em presentaré davant de Déu amb les mans buides? Només et pots presentar davant del Senyor amb un cor obert. Això és el que va fer el Senyor a la Creu: No et puc oferir obres ni projectes, no et puc oferir holocaustos ni víctimes, però t’ofereixo el meu cor obert. Accepteu-lo Senyor. A les vostres mans encomano el meu esperit.

Quin lloc hi ha sobre la terra de més segur que les mans del Senyor? Cap terratrèmol, cap huracà, cap catàstrofe podrà mai fer-nos caure de les mans del Senyor. Estem nus, però estem revestits de les mans del Senyor. Ell no ens oblidarà mai.

En un verset del llibre del profeta Isaïes diu, referint-se a la ciutat de Sió:

Et duc gravada a les palmes de les mans (Is 49,16)

Que alguna vegada he vist traduït com:

Porto el teu nom escrit en els palmells de les meves mans.

Hem de ser molt importants i molt estimats per a que Déu porti el nostre nom tatuat en el palmell de les seves mans. Mireu si trobeu algun persona que s’hagi tatuat el palmell de les mans… n’hi ben pocs per no dir que no n’hi ha ningú. La gent es tatua els braços, les cames, l’espatlla… però els palmells de les mans són un lloc molt important, són el lloc de la presència: sempre que fas quelcom, et mires els palmells de les mans, i hi has present aquell qui hi tinguis tatuat. Déu ens té sempre presents: quin lloc hi ha de més segur que les mans del Senyor?

Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu

Del evangelio según san Lucas:

Desde el mediodía y hasta las tres de la tarde, toda aquella tierra quedó en oscuridad. El sol dejó de brillar y el velo del templo se rasgó por la mitad. Jesús, gritando con fuerza, dijo:
–¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!
Dicho esto, murió.
Cuando el centurión vio lo que había sucedido, alabó a Dios diciendo:
–¡No hay duda de que este hombre era inocente!
Toda la multitud que estaba presente y que vio lo ocurrido regresó a la ciudad golpeándose el pecho. Pero todos los amigos de Jesús, y también las mujeres que le habían seguido desde Galilea, se quedaron allí, mirando de lejos aquellas cosas.

Estamos llegando ya al final de esta cuaresma y seguro que miramos atrás para evaluar cómo están yendo estos días, qué propósitos hemos cumplido, cuáles hemos abandonado… seguro que nadie ha sido un santo, pero también ha habido un gran esfuerzo por mejorar la propia vida y la de los demás, por reconducir aquellas pequeñas acciones que nos desvían de mirar al Señor y pedir perdón por las faltas que hemos cometido.

Y llegamos a este final, a veces, con una extraña sensación de desnudez: no nos vemos revestidos de santidad ni de gloria; no hemos construido ningún Templo para el Señor, y nos sentimos cansados, con ganas de Pascua. ¿Qué puedo ofrecer al Señor al final de la Cuaresma? ¿Qué méritos me he merecido para participar en la mesa del banquete celestial?

Pues ninguno. No tienes méritos ni ofrendas, no tienes vestidos ni templos… pero podemos decir, con el salmo 50:

Pues tú no quieres ofrendas ni holocaustos;
yo te los daría, pero no es lo que te agrada.
Las ofrendas a Dios son el espíritu dolido;
¡tú no desprecias, oh Dios, al corazón hecho pedazos!

¿Me presentaré ante Dios con las manos vacías? Sólo te puedes presentar ante el Señor con un corazón abierto. Esto es lo que hizo el Señor en la Cruz: No te puedo ofrecer obras ni proyectos, no te puedo ofrecer holocaustos ni víctimas, pero te ofrezco mi corazón abierto. Aceptalo Señor. A tus manos encomiendo mi espíritu.

¿Qué lugar hay sobre la tierra de más seguro que las manos del Señor? Ningún terremoto, ningún huracán, ninguna catástrofe podrá nunca hacernos caer de las manos del Señor. Estamos desnudos, pero estamos revestidos de las manos del Señor. Él no nos olvidará.

En un versículo del libro de Isaías dice, refiriéndose a la ciudad de Sión:

Te llevo grabada en las palmas de las manos (Is 49,16)

Que alguna vez he visto traducido como:

Llevo tu nombre escrito en las palmas de mis manos.

Debemos ser muy importantes y muy amados para que Dios lleve nuestro nombre tatuado en la palma de sus manos. Mirad si encontráis alguna persona que se haya tatuado las palmas de las manos… hay muy pocos por no decir que no hay nadie. La gente se tatúa los brazos, las piernas, la espalda… pero las palmas de las manos son un lugar muy importante, son el lugar de la presencia: siempre que haces algo, te miras las palmas de las manos, y tendrás presente aquel a quien tengas tatuado. Dios nos tiene siempre presentes: ¿qué lugar debe más seguro que las manos del Señor?

Pau Manent

Please follow and like us: