Please follow and like us:

Avui presenciem un evangeli que ens sorprèn una mica, però us he de confessar que a mi m’agrada molt la imatge de Jesús prenent un fuet de cordes i alterant l’ordre del Temple: es mostra així el caràcter de Jesús, i veiem com realment és un home de carn i ossos, a la vegada que ens allunyem d’aquella imatge una mica ensucrada del Jesús que mai alça la veu que algunes pel·lícules antigues ens han venut.

El cas és que Jesús avui va al Temple de Jerusalem i realitza una acció profètica: tomba les taules dels canvistes i fa fora els venedors d’animals. Aquest tràfec de gent que compraven i venien animals era habitual en l’esplanada del Temple, doncs proporcionaven una solució per aquelles persones que viatjaven a Jerusalem per oferir els sacrificis que la llei prescrivia. Però en aquesta acció profètica Jesús no està criticant el sacrifici prescrit per la Llei (de fet, en altres moments de l’evangeli es referirà positivament a la Llei), sinó que està fent quelcom superior: preparar el nou Temple de Déu.

Avui ja no tenim un Temple a Jerusalem que sigui el lloc de la presència de Déu en el món, sinó que després de la resurrecció de Jesucrist el seu propi Cos ha esdevingut el nou Temple del cristianisme con els fidels poden oferir els sacrificis necessaris: l’Església, com a Cos místic de Crist és el Temple comunitari; i la carn de cada un de nosaltres esdevé Temple de l’Esperit Sant. Per tant, hem de veure de quina manera es presenten aquests dos Temples davant la purga que Jesús realitza.

De forma personal cadascú de nosaltres esdevé Temple de l’Esperit, i cal que tinguem cura del nostre cos a fi que puguem oferir sacrificis plaents a Déu. Què significa, doncs, que tinguem cura del nostre cos? Què fa Jesús quan neteja aquest Temple? Jesús ens treu de nosaltres tots els mals hàbits, l’amor al diner, les ganes de discutir, la concupiscència de la carn… a fi que quedi un cor net capaç de presentar la pròpia vida com a sacrifici plaent a Déu.

I en l’Església també hem d’acceptar que Ell la netegi, eliminant totes aquelles estructures que ja són caduques i dirigint la missió de l’Església en l’opció preferencial pels pobres.

Senyor Jesucrist, netegeu el nou Temple i feu-lo capaç de l’amor de Déu.

Haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo

Hoy presenciamos un evangelio que nos sorprende un poco, pero debo confesar que a mí me gusta mucho la imagen de Jesús tomando un látigo de cuerdas y alterando el orden del Templo: se muestra así el carácter de Jesús, y vemos como realmente es un hombre de carne y hueso, a la vez que nos alejamos de esa imagen un poco azucarada del Jesús que nunca alza la voz que algunas películas antiguas nos han vendido.

El caso es que Jesús hoy va al Templo de Jerusalén y realiza una acción profética: tumba las mesas de los cambistas y echa a los vendedores de animales. Este trasiego de gente que compraban y vendían animales era habitual en la explanada del Templo, pues proporcionaban una solución para aquellas personas que viajaban a Jerusalén para ofrecer los sacrificios que la ley prescribía. Pero en esta acción profética Jesús no está criticando el sacrificio prescrito por la Ley (de hecho, en otros momentos del evangelio se referirá positivamente a la Ley), sino que está haciendo algo superior: preparar el nuevo Templo de Dios.

Hoy ya no tenemos un Templo en Jerusalén que sea el lugar de la presencia de Dios en el mundo, sino que después de la resurrección de Jesucristo su propio Cuerpo ha convertido en el nuevo Templo del cristianismo con los fieles pueden ofrecer los sacrificios necesarios: Iglesia, como Cuerpo místico de Cristo es el Templo comunitario; y la carne de cada uno de nosotros se convierte Templo del Espíritu Santo. Por lo tanto, tenemos que ver de qué manera se presentan estos dos Templos ante la purga que Jesús realiza.

De forma personal cada uno de nosotros se convierte Templo del Espíritu, y debemos tener cuidado de nuestro cuerpo a fin de que podamos ofrecer sacrificios placenteros a Dios. ¿Qué significa, pues, que tengamos cuidado de nuestro cuerpo? ¿Qué hace Jesús cuando limpieza este Templo? Jesús nos saca de nosotros todos los malos hábitos, el amor al dinero, las ganas de discutir, la concupiscencia de la carne… a fin de que quede un corazón limpio capaz de presentar la propia vida como sacrificio grato a Dios.

Y en la Iglesia también tenemos que aceptar que Él la limpie, eliminando todas aquellas estructuras que ya son caducas y dirigiendo la misión de la Iglesia en la opción preferencial por los pobres.

Señor Jesucristo, limpia el nuevo Templo y hacerlo capaz del amor de Dios.

Please follow and like us: